La Consulta de Oncología

La Consulta de Oncología

Una buena forma de empezar este blog puede ser reflexionando sobre la consulta de oncología. Quisiera trasmitir algunas de mis emociones como oncólogo para que los pacientes comprendan también que ese momento no sólo es especial para para ellos sino que también lo es seguro, para su médico.

Creo que los pequeños detalles marcan a veces la diferencia. Es importante lo que hacemos pero lo es también cómo lo hacemos. Como quiero que cada paciente se sienta único e importante para mí, cuando paso consulta, salgo a la sala de espera a buscar personalmente al paciente y le guío hasta la consulta.

Cuando terminamos, de nuevo le acompaño a la salida hasta el mostrador de citas. Indico al personal administrativo que pruebas debe realizarse y para cuando, si debe citarse con otro especialista y con qué urgencia e indico cuando debe volver a mi consulta. El/la paciente sale de allí con todas las futuras citas concertadas y con indicaciones claras.

«Es importante lo que hacemos pero lo es también cómo lo hacemos»

Hay pacientes que generan buen rollo desde el primer momento. Son aquellos que cambian su miedo y angustia por retos y sosiego, aquellos que te ayudan a dar las malas noticias y que te hablan como si les conocieras de toda la vida. La consulta se llena entonces de magia y es fácil explicar la enfermedad, el tratamiento, los efectos secundarios.

Se establece entonces un buen equipo médico-paciente con un objetivo común. Y es que, esa primera consulta es única: el encuentro de dos almas, obligadas a encontrase en el camino.

Estos pacientes y estas primeras consultas vibrantes y llenas de emociones, son las que me ayudan a querer ser mejor médico y a no olvidar que estoy en ese lado de la mesa de forma circunstancial, para ayudar y acompañar.

2019-07-29T19:05:25+02:00